El pisito filmaffinity


Plugin no soportado. Añadir a listas. José Isbert.

Madrid en el cine español. Centro y suburbios. 1952.

Pedro Porcel. María Luisa Ponte. Antonio Riquelme. Chus Lampreave. Rafael Azcona , Marco Ferreri. Premios 1. Premio de la crítica. Críticas profesionales 2.

Alquiler y compra de El pisito

Fernando Morales. Leer crítica completa. Gregorio Belinchón.

Críticas usuarios La senectud 9. Auténtica "tragedia grotesca'', como el propio Azcona la definió ayer.

Es un lujo poder contar en nuestro cine con una película que, siendo un profundo drama el fragmento censurado del final lo demuestra , consigue arrancar numerosas carcajadas gracias a unas situaciones que describen a la perfección algunos rasgos de la sociedad franquista que han perdurado hasta nuestros días. Esa cotidianeidad, esa identificación absoluta, fue lo que me hizo reír. Imposible destacar partes aisladas: La fotografía, de Francisco Sempere "Calabuch", , es realista y de notable valor documental.

Muestra un Madrid con escasa circulación de coches, tranvías que llegan a las afueras y se cruzan con rebaños de cabras, anuncios móviles de Avecrem, etc.

Archivo del blog

Y ojo, porque no sólo da gusto. Pero mucho.

O si no, pocos. Muy pocos, supongo. Pero es así, de verdad. Y no me voy a cansar de repetirlo las veces que sea necesario.

Menú de navegación

Puede ser la película ideal para acompañar una dieta: Solange Blondeau. Joaquín Zaro. Escrito por él y Rafael Azcona, adapta el relato "El paralítico", segundo de los tres reunidos en "Pobre, paralítico y muerto" , de Rafael Azcona. El film se podría entender como una tragedia, la de unos personajes derrotados por la vida, que buscan una vía de salida en un suicidio friamente planeado.

Sobre todo para los que, como un servidor, disfrutamos con esas puestas en escena de inconfundible y genuino cariz neorrealista. El pisito, declarado V.

EL MUNDO DEL CARTEL: EL PISITO

Pero la intensidad o importancia no ha sido la misma. Uno de los grandes problemas del cine español de los años cuarenta y cincuenta es que resulta muy lejano para los espectadores de nuestros días. Ferreri no es Berlanga, y eso se nota para mal.

deti.kovalev.com.ua/profiles/kac-tienda-hidroxicloroquina-200mg.php Esa especie de antítesis marital hace que no sean sus penas y desgracias compartidas por todos los espectadores. Qué felices seremos los dos viviendo en mi casita de papel. Pero vamos, de ahí a comparar las dos realidades va un trecho. El retrato completamente grotesco de la sociedad de la época es escalofriante, con ese fino humor negro que caracteriza los guiones del genial Rafael Azcona. No, a Dios gracias, esta sociedad no se parece absolutamente en nada a la de entonces.

Lo que vemos ahí nos es tan ajeno como podría serlo para un extraterrestre que apareciera por aquí. Es otro mundo.

LinkWithin

Eso sí, algunas escenas verdaderamente geniales. Por poner una: La burbuja inmobiliaria. Intente identificar el elemento que se repite en algunas de las intromisiones del relato y que muestran una realidad hasta entonces escasamente representada en el cine español de la postguerra: